Yo soy testiga de la Floresta (Parte 1).

La palabra “testiga” no tiene validez para las autoridades lingüísticas y podría decirse que no existe tal cosa porque nada significa, pero yo me siento muy cómoda diciendo que soy testiga de la Floresta.